FAB: Consultoría y Servicios – en Todo el Mundo

Aunque la VDMA es la asociación de fabricantes de equipos de Alemania, la experticia Alemana no termina allí de ningún modo. Respaldadas por el largo historial de minería del país, y de suministro de las máquinas que hacen el trabajo, no es sorprendente encontrar compañías de consultoría y servicios Alemanas jugando un papel importante en todos los aspectos de la explotación de proyectos minerales, desde la exploración hasta aspectos medio ambientales, y desde el diseño de la concentradora hasta el cierre de la mina.

La Asociación Alemana de Minería Internacional y Recursos Minerales (Fachvereinigung Auslandsbergbau und internationale Rohstoffaktivitäten – FAB) es una federación de compañías Alemanas que participan activamente en minería internacional y en el negocio relacionado con la minería. FAB brinda una plataforma para el intercambio de información acerca de las actividades mineras en todo el mundo. Hoy en día la organización, que es parte de la Asociación Minera Alemana (Vereinigung Rohstoffe und Bergbau e.V. – VRB) y tiene sus oficinas centrales en Berlín, tiene cerca de 60 compañías asociadas, que van desde pequeñas firmas especialistas hasta importantes compañías mineras, proveedores de equipos, empresas de servicios públicos e instituciones financieras. Sus intereses son igualmente diversos, cubriendo áreas de experticia tales como consultoría, exploración, minería, profundización de pozos y construcción de túneles, la entrega de servicios especiales, y financiamiento e inversión, entre otras, siendo el denominador común su interés y experiencia en minería en países extranjeros.

Aunque ya no es un importante país minero comparado, por ejemplo, con Chile ó Australia,  Alemania no obstante tiene una significativa producción mineral. Basadas en este fundamento, y también a partir de su experiencia de haber emprendido muchos proyectos internacionales, las compañías integrantes de la FAB ofrecen una gran cantidad de servicios especiales, que apuntan especialmente a optimizar el desarrollo sustentable en la minería, abarcando áreas tales como:
• Optimizar de la seguridad en la mina, trabajar en forma segura y protegiendo la salud;
• Mejorar las eficiencias extractivas y reducir costos al optimizar procesos;
• Optimizar la protección ambiental y de recursos, incluyendo la explotación de metano en capas de carbón;
• Proteger el medioambiente mediante el control de emisiones y radiación;
• Diseñar los mejores programas de recuperación y re-cultivo posibles;
• Ayudar en el cierre de minas tanto subterráneas como de cielo abierto, incluyendo el monitoreo y control de la calidad del agua;
• Planificar depósitos de residuos y lugares de eliminación de residuos; y
• Proporcionar consultoría en gestión y capacitar a los empleados de las empresas clientas en estas áreas.

Los integrantes de la FAB ofrecen conocimiento técnico en carbón, lignito, potasa, sal de roca, metales, minerales industriales y minería en roca dura, brindando servicios que cubren todas las etapas de la extracción, procesamiento, transporte, materias relacionadas con el agua y la infraestructura – ciertamente, el ciclo de vida completo de la explotación y extracción del recurso mineral.

Lo Mejor de Alemania 2011 le preguntó al presidente de la FAB, Dr. H Dietmar Brenk de Brenk Systemplanung GmbH en Aachen, por su punto de vista sobre lo que significa la organización, que pueden ofrecer sus integrantes a la comunidad minera internacional, y cómo la FAB concibe el desarrollo del mercado minero mundial.

Consultado acerca de en que parte del mundo las compañías integrantes de la FAB tienden a trabajar, el Dr. Brenk respondió: “FAB representa a un espectro relativamente amplio de rubros de negocios en los que las compañías que la integran participan activamente. Debido a esto, sus actividades de negocios cubren una amplia extensión de regiones geográficas. Sin embargo,” continuó, “en general sus actividades se centran en África, Asia y el Sudeste de Europa, seguido por Europa Oriental, América Latina, Australia y Norteamérica.

“Una razón para ello es que claramente existen algunas áreas del mundo donde hay un buen potencial de materia prima para el cual ellos pueden brindar sus servicios. Por otro lado, sus actividades también dependen de condiciones básicas políticas y económicas estables, y finalmente pero no menos importante, de la disponibilidad del financiamiento.

“Además,” agregó, “las áreas geopolíticas donde operan también pueden ser influenciadas por la necesidad de trabajar junto con otras compañías, como también por el aspecto político de trabajar en un país socio. Otros aspectos pueden ser el desarrollo y recuperación económica del área geográfica y el respectivo país después de la reciente crisis financiera mundial.”

Consultado acerca del efecto de la recesión económica en los miembros de la FAB, en términos tanto de sus negocios como de su número dentro de la organización, el Dr. Brenk nos recordó que Alemania sigue siendo un país minero de entre los más importantes del mudo para minerales tales como lignito, sal, potasa, yeso, carbón y diferentes minerales industriales. Junto con las nuevas políticas Alemanas y Europeas sobre ofertas de materias primas, indicó, el firme crecimiento en la afiliación de la FAB es comprensible – desde que fue relanzada en el 2003, ha crecido de nueve integrantes en aquel entonces a 60 en Marzo de este año. Esto puede ser interpretado como un buen indicador de una reanudación del interés en proyectos mineros extranjeros, y de esta manera como una expectativa de un creciente volumen de negocios en este campo, a pesar de la recesión económica de los últimos años, dijo el Dr. Brenk.

Refiriéndose a las tendencias de negocios vistas por los integrantes de la FAB últimamente, el Dr. Brenk reconoció que la recesión había significado que algunas de las empresas consultoras y firmas de servicios especiales habían tenido dificultades durante el 2009 y el 2010, pues se redujeron los presupuestos para exploración e inversión. Sin embargo, dijo, en conjunto el número de proyectos emprendidos no disminuyó notablemente.

Volviendo a la mezcla de especializaciones dentro de los integrantes de la FAB, el Dr. Brenk indicó que para nuevos proyectos mineros, y en especial para aquellos que son financiados por instituciones financieras internacionales tales como el Banco Mundial, parece ser cada vez más frecuente pedir una amplia variedad de conocimientos, incluyendo aquellos para minería sustentable. Muchas compañías Alemanas comenzaron a ofrecer tales servicios relativamente a principios de los 90s, digo, agregando: “Mi impresión es que hoy en día se está volviendo difícil adjudicarse contratos sin no se puede ofrecer una escala realmente amplia de capacidades y experiencia. Esta puede ser una de las motivaciones para asociarse a la FAB, ya que muchas compañías son incapaces de ofrecer esto por sí solas y necesitas socios en cooperación.”

“Cuando comenzó la FAB,” continuó, “nuestros integrantes se enfocaban principalmente en la consultoría y la profundización de pozos. Con el pasar del tiempo, nuestro objetivo estratégico de abarcar el ciclo extractivo completo significó que comenzáramos a atraer compañías que se desempeñaban en rubros de negocios complementarios tales como exploración, financiamiento, inversión, comercio de materias primas. Además, notamos que más y más proveedores de equipos estaban mostrando un interés en las actividades de la FAB. Esto provino de la buena cooperación entre la FAB y la división Equipos Mineros de la VDMA, con el desarrollo de sinergias entre nuestro proveedor de equipos y miembros de compañías de servicios que forman un puente constructivo entre las dos asociaciones.”

Analizando las ventajas que las compañías que integran la FAB tienen por sobre sus competidores internos, el Dr. Brenk ofreció un punto de vista altamente positivo. “Las empresas Alemanas sacan mucho provecho a su reputación como proveedores confiables e innovadores de equipos y servicios de alta calidad,” dijo. “La experiencia de los miembros de la FAB muestra que su trabajo es bien considerado por sus clientes en términos de sustentabilidad y sociedad equitativa.

“Si tuviera que dar seis razones de por qué los integrantes de la FAB son tan exitosos,” concluyó, “estas serían: su probada experticia y experiencia; la confiabilidad de los equipos y de los servicios que suministran; su creación de innovadoras soluciones técnicas; su capacidad para cumplir plazos de proyectos; mantener sociedades equitativas con formas extranjeras; y el valor que le entregan a la inversión de sus clientes.”

Edición Digital