Codelco declaró su extrañeza frente a la resolución de la Superintendencia de Medioambiente de solicitar al Tribunal Ambiental la clausura de dos instalaciones de la División Ventanas.

Esta sorpresiva información, que primero fue difundida a través de un diario y que todavía no ha sido notificada a la empresa, se conoce justo cuando la Contraloría General de República rechazó la paralización de la División solicitada por una organización ambientalista.

Codelco estudiará en detalle la resolución antes de responder las imputaciones realizadas, aunque no existe explicación para solicitar la clausura de dos instalaciones de la División Ventanas por no haber sido evaluadas ambientalmente en el Sistema Evaluación de Impacto Ambiental vigente. Estas instalaciones operan de manera ininterrumpida y sin modificaciones desde la década de los 60, con anterioridad a la existencia del Sistema de Evaluación Ambiental y cuentan con los permisos sectoriales requeridos.

Lo que han publicado los medios sobre la justificación técnica de la resolución de la SMA, referido al botadero de escoria, se sustenta además en una apreciación equivocada al indicar que este depósito generaría riesgos para las personas. La escoria de la fundición de Ventanas es un residuo industrial no peligroso conforme a lo que establece el reglamento de Residuos Peligrosos (DS 148/03 Salud), lo que fue ratificado por las autoridades sanitarias de la V región en 2011.

La segunda instalación cuestionada según los medios es el depósito de seguridad. Este era un antiguo acopio de residuos peligrosos de Enami que, cuando Codelco se hizo cargo de la Fundición Ventanas, procedió a desocupar, invirtiendo más de US$ 3 millones en esta tarea.

En los próximos días Codelco espera recibir la notificación y poder estudiar los antecedentes para responder en las instancias que correspondan.

Edición Digital