La empresa desiste de lo invertido a cambio de que el Gobierno local la ayude a buscar comprador. Se compromete a completar en seis meses el achique del emprendimiento para el traspaso del año próximo.

Cinco meses después de haberse hecho público un compromiso de la minera brasileña Vale por rediseñar el proyecto Potasio Río Colorado – ubicado en Argentina- y ponerlo en venta, hoy el número 1 de la multinacional, Murilo Ferreira, firmará un acuerdo con el Gobierno mendocino y aval de la Nación, en el marco del Foro Inversión y Negocios Argentina 2016.

En el acuerdo, Vale se compromete a completar en 6 meses la reingeniería para achicar el emprendimiento y traspasarlo a un inversor en 2017 sin obtener ningún rédito, luego de haber invertido U$S 1.900 millones, a cambio de que el Gobierno la ayude a buscar comprador.

En ese contexto, ¿Vale se queda con las manos vacías? En principio, no: de hecho, negoció como condición quedarse con los derechos de vender sales de potasio en Brasil a un precio preacordado, y negociar el cobro de un royalty o derecho de explotación con el nuevo inversor.

Cabe recordar que en abril el Ejecutivo mendocino anunció con bombos y platillos un compromiso por el cual Vale dispondría de un plazo de 6 meses para completar el FEL 1 (reingeniería técnica y económica) de Potasio Río Colorado, a fin de reducirlo a 1/3 parte del original y así hacerlo más “vendible”.

El plan primitivo preveía producir 4 millones de toneladas de sal de potasio por año, con un presupuesto de U$S 6.300 millones, del que sólo ejecutó 30%.

De ahí que, en un mercado con precios en picada (la tonelada cayó de U$S 700 a menos de U$S 200 en los últimos años), la pretensión brasileña sea minimizar inversiones.
Pero el tiempo transcurrió sin avances concretos “y con más peleas y negociaciones”, según admiten desde el Gobierno mendocino.

Edición Digital