La agencia de noticias EFE informó que el beneficio neto de la minera brasileña Vale bajó un 18,03 por ciento en el primer trimestre, con respecto al mismo período de 2012, y se situó en 3.109 millones de dólares, informó la empresa.

El resultado financiero supuso, sin embargo, que las cuentas de la mayor productora de hierro del mundo volvieran a las ganancias después de las pérdidas de 2.704 millones de dólares registradas en el último trimestre del año pasado.

Los ingresos brutos ascendieron a 11.201 millones de dólares, cifra un 5,37 por ciento inferior a la del primer trimestre del año pasado, según el balance de la compañía.

El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, medido por el indicador de caja Ebitda, ascendió a 5.202 millones de dólares, lo que supone una mejoría del 4,8 por ciento con relación al período entre enero y marzo de 2012.

La compañía afirmó en un comunicado que tuvo unos "sólidos resultados financieros", que atribuyó principalmente al "significativo" corte de gastos operacionales y administrativos que hizo entre enero y marzo.

Las ventas a China, que suponen un 39,7 por ciento de la recaudación de la firma minera, ascendieron a 4.442 millones de dólares, dato que supuso una mejoría del 10,11 por ciento en relación al mismo período del año pasado, pero empeoraron un 17,9 por ciento frente al último trimestre de 2012.

En su balance, la compañía expresó optimismo acerca de la evolución de la demanda de China por la "perspectiva" de que el gobierno impulse "nuevos estímulos económicos" y por el fuerte crecimiento del mercado crediticio.

La producción de hierro, metal que supone el 55,5 por ciento de los ingresos de la empresa, descendió "ligeramente" y las ventas perdieron un 3,8 por ciento, con respecto al mismo trimestre del año anterior, hasta situarse en 6.219 millones de dólares.

La recuperación del precio del mineral de hierro en los mercados internacionales le permitió a Vale agregar 925 millones de dólares a sus beneficios.

Vale destacó que alcanzó un récord de producción de cobre y de cobalto, así como una mejoría de la extracción de níquel, que subió a su nivel más alto desde 2009.

Las inversiones entre enero y marzo sumaron 3.987 millones de dólares, superando en un 8,4 por ciento a las registradas en el inicio del año pasado.

La deuda de la empresa descendió 355 millones de dólares en el trimestre, hasta los 30.191 millones registrados el 31 de marzo, lo que fue calificado por la compañía como un "sólido balance con endeudamiento de bajo riesgo".

Edición Digital