La gran cantidad de población activa trabajando sobre los 2.000 metros sobre el nivel del mar, impulsaron a INDURA a diseñar soluciones para atenuar los malestares asociados al mal de altura o la puna en el sector minero, agrupando bajo el nombre de Oxymind™ diferentes productos para una oxigenación adecuada en alta montaña.

Uno de los puntos críticos de la industria minera es la seguridad, por eso las grandes compañías del sector invierten en iniciativas y productos para la salud y protección de sus empleados. En ese sentido, las condiciones de trabajo en altura se alzan como un factor a considerar, a raíz de las miles de personas que laboran sobre los 2.000 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Se estima que un número no inferior a los 50.000 trabajadores es la población activa en estas circunstancias. De ellos, un gran porcentaje debe lidiar día a día con padecimientos como el mal de altura o la puna, sufriendo síntomas como náuseas, dolor de cabeza, desorientación y una serie de problemas físicos, psicológicos y hasta emocionales, lo que afecta no sólo su calidad de vida, sino también la productividad y seguridad en el trabajo.

Para evitar estos problemas, y en línea con la normativa vigente que exige medidas de paliación para estos malestares, es que INDURA diseñó una solución de oxigenación en altura llamada Oxymind™, sistema que incluye módulos de oxigenación para 10 personas, módulos portátiles individuales, oxigenación en espacios construidos para habitar en altura geográfica y oxigenación portátil, entre otros productos a la medida de cada empresa.

Bienestar a la Medida
Similar a un contenedor, el módulo de oxigenación para 10 personas es un espacio que cuenta con un software capaz de simular las condiciones de humedad relativa del aire, temperatura y oxígeno a niveles normales de altura (inferiores a los 2.000 metros msnm). Los individuos afectados entran a esta unidad y en 15 o 20 minutos dejan de sentir los síntomas del mal de altura, o al menos mitigarlos en un gran porcentaje.

El módulo monoplaza, en tanto, es un habitáculo personal y portátil que puede ser trasladado e instalado en distintos lugares de la faena, a diferentes niveles de altitud y que tiene la opción de ser anclado para evitar que la velocidad del viento y/o carga de nieve impidan usarlo, incluso en caminos y carreteras. También posee aire medicinal enriquecido con oxígeno que permite realizar respiraciones normales al ponerse en contacto con una máscara de autodemanda, dando salida a esta mezcla rica en oxígeno.

Asimismo, se han desarrollado proyectos para mejorar las condiciones de habitabilidad y oxigenar los espacios construidos en altura, ya sea de manera transitoria o estable, como campamentos de exploración, explotación, oficinas, dormitorios, casinos y lugares de descanso para los trabajadores, bajo los estándares de Oxymind™, que integran temperatura, humedad y moles de oxígeno en su interior, cumpliendo así con los protocolos médicos.

Por último, la oxigenación portátil es un oxígeno medicinal en formato individual, que se inhala vía nasal y bucal, que—al usarlo de forma esporádica—podría minimizar los efectos del mal agudo de montaña. Su utilización también se da en faenas en altura de distinta envergadura, no sólo minera, sino también científica y en pasos fronterizos.

Consecuencias de Trabajar en Altura Geográfica
En la actualidad, Oxymind™ tiene cursada una solicitud de patente de invención en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi), tramitada en nuestro país por el estudio de abogados Alessandri & Compañía.

Edición Digital