Una mina de sal en Colombia, y el impresionante Desierto de Atacama, que ha hecho a Chile mundialmente famoso por su belleza, se convirtieron en el set donde que se filmó para la pantalla grande el rescate minero más famoso de la historia, la saga de los 33

Los-33
El estreno de este drama aún no tiene fecha definida, pero se espera que llegue a los cines en el primer trimestre del 2015.

El mundo entero contuvo el aliento en 2010 siguiendo por la televisión uno de los rescates subterráneos más complejos de la historia, que llevó intactos a la superficie a 33 mineros atrapados a 70 metros de profundidad en una mina cercana a la ciudad de Copiapó.

Tras el colapso de la mina San José en agosto de 2010—mina de cobre ubicada a 30 km al noreste de Copiapó—33 trabajadores quedaron atrapados a 700 metros bajo tierra y durante 70 días. Esta noticia conmocionó a la población mundial y rápidamente alcanzó un fuerte impacto mediático internacional.

Durante los primeros 17 días, nada indicaba que estuvieran vivos, hasta que las máquinas de perforación llevaron a la superficie el primer indicio. Se trató de una nota adosada a la sonda donde se leía “estamos bien en el refugio los 33.” Comenzó así una carrera contra el tiempo que el mundo siguió en vilo. Al cabo de más de dos meses de incesante trabajo los rescatistas, con el apoyo de familiares, autoridades y expertos llevaron a la superficie a los 33.

Impactado por las características humanas y tecnológicas de la hazaña, productor Mike Medavoy y la directora Patricia Riggen decidieron llevar la saga al cine.

La película cuenta con un notable elenco con estrellas del cine latino, europeo y estadounidense, entre las cuales destaca el español Antonio Banderas—quien encarna al minero Mario Sepúlveda—,  la francesa Juliette Binoche—que hace el papel de María Segovia, hermana del minero Darío Segovia y alcaldesa del Campamento Esperanza—, el brasilero Rodrigo Santoro—que hará del ex ministro de minería Laurenco Golbourne—y el norteamericano Martin Sheen—que interpretará el rescatista José Vega—.

En el reparto se encuentran también figuras como James Brolin, Kate del Castillo, Federico Luppi y Mario Casas. “Fuimos millones los que nos quedamos pegados frente al televisor con esta historia humana,” dijo a su llegada Antonio Banderas, asegurando que “trataremos de convertirnos en un espejo que la refleje.”

Para la mega producción que cuenta con al menos mil extras, se preparó el set durante dos meses, y se dinamitó una parte hasta quedar con una profundidad de seis metros. Allí se inserta una cápsula Fénix que fue creada especialmente para el film. Ésta se hizo 2 centímetros más ancha que la original, para que los actores pudieran entrar allí con algo más de holgura.

La mina de sal en Nemocón tiene más de 500 años de historia, sus cámaras no son tan altas y tiene condiciones de iluminación y ventilación naturales muy óptimas. A la mina prácticamente no hay que hacerle nada, los escenarios son perfectos, quedaron enamorados de los espejos de salmuera y de la cascada de sal. En cuanto a la locación escogida en el norte de Chile, el Museo Regional de Copiapó posee una sala dedicada a la minería donde se relata la historia de los 33. Allí se encuentra, entre otros objetos legendarios, la famosa cápsula Fénix 2 que se construyó para sacar a los mineros uno por uno a través de la estrecha perforación que los rescatistas tardaron dos meses en hacer.

Edición Digital